El timo de la revisión del gas

Cada vez se están dando más casos de personas que han sido timadas por supuestos revisores de gas. Este timo suele estar dirigido a personas de edad avanzada que viven en la periferia y que todavía tienen instalaciones antiguas de bombonas de butano o propano.  Los timadores se hacen pasar por técnicos de la compañía del gas o bien de la propia Comunidad Autónoma, e intentan cobrar la inspección en el momento.

Estos “profesionales” hacen cree que están realizando una inspección de gas, alegando que hay un defecto grave o avería en la instalación que podría poner en peligro la seguridad de los residentes del edificio, de esta forma presionan al dueño de la vivienda para que se realice dicha inspección.

Para poder evitar  a estos timadores es conveniente conocer los periodos de operaciones obligatorias en gas y calderas. Por lo tanto si nuestra  instalación es de gas natural o de propano canalizados, la empresa avisa a través de correo postal donde se especifican la fechas de inspección.

Si por el contrario, tenemos una instalación de gas alimentada por bombonas o depósitos de butano o propano, seremos nosotros quienes decidamos cuando debe pasar la revisión y decidiremos a quién contratar para realizar el servicio.

Estas inspecciones o revisiones se tienen que hacer cada cinco años, y ambas tienen un coste, nunca se deben abonar en el acto, o bien se pasarán a través de la factura, o cobradas directamente por la empresa instaladora que hayamos contratado.

De todas formas, ante cualquier sospecha de desconocidos que aparezcan en nuestros domicilios sin que sus servicios hayan sido solicitados, siempre es recomendable llamar a la Policía.

 

Fuente: Idealista

×